sábado, febrero 18, 2006

¡Qué olas!


Vaya suerte la de los Donostiarras, esas olas me gustaría observar aquí en Madrid en el parque del buen Retiro en vez de la calma habitual. A ver si cuando vuelva al hogar tengo fortuna y me saluda el Cantábrico con esas crestas espumosas y húmedassss...

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal